En fecha 13 de marzo de 2018 la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha publicado directrices y emitido declaraciones para que los gobiernos aborden la situación de las personas en necesidad de protección internacional y asistencia humanitaria, por “la continua salida de venezolanos hacia países vecinos y otros países de la región y el mundo” según expresan en sus declaraciones.

En fecha de 14 de marzo de 2018 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos emitió la resolución 2-18 “Migración forzada de personas venezolanas” donde exhorta a los Estados miembros de la OEA a efectuar algunas acciones con respecto a las y los ciudadanos venezolanos que están saliendo del país.

Ante estas medidas, las organizaciones abajo firmantes deseamos expresar que acompañamos la preocupación expresada por ACNUR y CIDH acerca de la situación de las personas de nacionalidad venezolana, incluyendo aquellas que poseen doble nacionalidad, que se han movilizado voluntariamente fuera del territorio nacional para residir y desarrollar sus proyectos de vida en países extranjeros. Particularmente, porque en algunos países se han registrado hechos violentos graves de xenofobia y racismo contra venezolanas y venezolanos, así como políticas públicas y actuaciones gubernamentales discriminatorias en abierta vulneración a sus derechos humanos.

Sin embargo, diferimos con el análisis de la situación que realizan tanto ACNUR como la CIDH, pues en los estudios que ha realizado el equipo interdisciplinario de Sures en base a la información disponible en Venezuela de fuentes confiables, seguras, imparciales y científicas, se ha concluido que la principal causa que motiva la movilización voluntaria de venezolanas y venezolanos hacia otros países es la situación económica. La gran mayoría de las personas que se han movilizado han tomado esa decisión de forma voluntaria, sin coacción o coerción alguna.

Adicionalmente, deseamos manifestar nuestra más profunda preocupación debido a que ACNUR y CIDH no se hayan referido expresamente, ni siquiera ponderado en su evaluación y diagnóstico de la realidad venezolana, el impacto que han generado la diplomacia coercitiva y, muy especialmente, las sanciones unilaterales adoptadas por el gobierno de Estados Unidos de América, así como por otros Estados europeos, en contra el desarrollo económico y social de nuestro país. Las sanciones comerciales y financieras unilaterales impuestas sobre el Estado y el Pueblo venezolano constituyen una de las principales causas de la crisis económica en Venezuela y de la vulneración de los derechos sociales de nuestras mayorías. Así mismo, constituyen evidentemente una intromisión en los asuntos internos de nuestro país y una abierta contravención a los principios fundamentales del Derecho Internacional Público y de la Carta de la Organización de Naciones Unidas. Por estos motivos, debido a que tanto ACNUR y la CIDH conocen de estas sanciones unilaterales, resulta inexplicable e injustificable que hayan omitido si quiera mencionar estas actuaciones, pues de ser congruentes con su mandato debieron condenarlas de forma pública y severa.

Finalmente, deseamos reiterar que en Venezuela no existe una “crisis humanitaria” en los términos y condiciones contempladas en el Derecho Internacional Público y en el Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Por lo que las medidas a adoptar no deben fundamentarse en esa errada interpretación de nuestras realidades. Ciertamente existe una crisis económica con una grave impacto en el disfrute de los derechos humanos sociales, tal y como lo ha señalado el Experto Independiente de las Naciones de las Naciones Unidas Alfred de Zayas, después de una visita in loco a nuestro país, donde señala “Venezuela sufre una guerra económica, un bloqueo financiero, sufre un alto nivel de contrabando y desde luego necesita la solidaridad internacional para resolver estos problemas“.

Por estos motivos, exhortamos a ACNUR y a la CIDH:

  1. A continuar sus esfuerzos para garantizar los derechos humanos de las personas de nacionalidad venezolana que se han movilizado voluntariamente para residir en otros países, dentro del marco del derecho a la movilidad humana, ante los sucesos de discriminación, intolerancia, xenofobia y racismo atribuidos a los Estados y sociedad receptores.
  2. A denunciar y condenar públicamente las sanciones coercitivas unilaterales impuestas en contra de Venezuela por el gobierno de Estados Unidos de América y otros Estados europeos, que han generado y agravan la situación económica y los derechos humanos del Pueblo venezolano.

Firmantes:

  1. Estudios y Defensa en Derechos Humanos.
  2. ABECYT
  3. Asociación de Víctimas del Caracazo (ASOVIC)
  4. Bloque Socialista de Liberación Homosexual
  5. Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas. México
  6. Centro de Formación Guayana
  7. Centro Internacional de Estudios Jurídicos y Derechos Humanos “Nelson Mandela”
  8. Centro Juvenil de Derechos Humanos
  9. Colectivo Género con Clase
  10. Colectivo Socioambiental Marahuaka
  11. Comité de Solidaridad con Venezuela y la Revolución Bolivariana – Costa Rica
  12. Comité de Unidad Campesina de Guatemala
  13. Comité de Víctimas de la Guarimbas y el Golpe Continuado
  14. Comité de Víctimas del Sicariato Campesino
  15. Consejo Nacional de la Sexo Diversidad
  16. Consejo Presidencial del Poder Popular de la Sexo Diversidad
  17. Embajada de Derechos Humanos
  18. Federación de Organizaciones y Juntas Ambientalistas de Venezuela (FORJA)
  19. Frente Internacional Popular Constituyente Antiimperialista (FIPCA)
  20. Frente Nacional de Lucha de la Clase Trabajadora (FNLCT)
  21. Fundación Radio Negro Primero
  22. Fundación Reyes de Corazón
  23. Fundación Venezolana por el Derecho a la Vivienda
  24. Fundalatin
  25. Izquierda Unida
  26. Juventud Obrera Católica (JOCA)
  27. Movimiento de campesinos y campesinas Tomasote.
  28. Movimiento de Integración y Emancipación de Derechos Humanos del Sur (MOVIEDHS)
  29. Movimiento de Mujeres Clara Zetkin
  30. Movimiento Nacional de Amistad y Solidaridad Mutua Venezuela-Cuba
  31. Movimiento Nacional Revolucionario Poder Popular (ENRED)
  32. Movimiento Periodismo Necesario
  33. Mundo Sin Fronteras Venezuela
  34. Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos.
  35. Observatorio Nacional para las Investigaciones Penitenciarias
  36. Pacto Mundial Consciente Venezuela
  37. Plataforma de Mujeres Lesbianas Revolucionarias de Venezuela
  38. Plataforma Socialista Golpe de Timón
  39. Puente Sur
  40. Red Antiimperialista
  41. Red de Colectivos La Araña Feminista.
  42. Rompiendo la Norma
  43. Voluntariado de Participación y Activismo Social (VOLPAS)
  44. Alianza Lambda de Venezuela.
DESCARGA