La organización social SURES y la Federación Democrática Internacional de Mujeres (FDIM) realizaron un foro en el marco del 39° sesión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, sobre “El impacto negativo de las medidas coercitivas sobre los derechos humanos del pueblo venezolano”.

Al foro asistieron distintas organizaciones sociales de todo el mundo, para escuchar sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela como consecuencia del bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por distintos países del Norte de América y Europa sobre el país.

La directora de SURES, María Lucrecia Hernández recalcó que “desde el año 2014 hasta la fecha se han impuesto 26 medidas coercitivas unilaterales, lo que ha dificultado el desarrollo socio-económico del país y afectado de manera particular a los grupos de personas que se encuentran en condiciones de mayor vulnerabilidad, como los niños, niñas y adolescentes, las mujeres, las personas con discapacidad y los que padecen enfermedades crónicas“.

Igualmente Hernández señaló que estas medidas coercitivas, además de ser ilegales, tal como lo ha señalado el relator especial de las Naciones Unidas sobre el impacto negativo de las medidas coercitivas unilaterales contra los derechos humanos, podrían constituir un delito de genocidio, y derivar en responsabilidad internacional sobre quien las aplica, de acuerdo a lo regulado en el artículo 7 del estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.

La representante de la FDIM recalcó cómo las mujeres son en muchísimos casos cabezas de familia, sobre las que recae el cuidado de los hijos e hijas, se les hace difícil ante esta situación de bloqueo económico, compatibilizar esas tareas con sus trabajo y con su derecho a la participación política y social.

Durante el foro distintas organizaciones sociales que estaban presentes, levantaron sus voces para solidarizarse con el pueblo venezolano y manifestar su rotundo desacuerdo contra el bloqueo económico impuesto, e hicieron un llamado a las Naciones Unidas a pronunciarse a su cese.