Sharing is caring!

La Organización Sures sostuvo este martes un encuentro con líderes religiosos de organizaciones cristianas estadounidenses, en el que conversaron sobre las afectaciones de los derechos humanos del pueblo venezolano a consecuencia del bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por Estados Unidos, los hechos de violencia política ocurridos en el país durante los años 2013, 2014 y 2017, y los llamados a la paz y reconciliación nacional promovidos por el Ejecutivo Nacional.

Durante el encuentro, en el que estuvieron presentes representantes de Los Ministerios Globales, la Iglesia Unida de Cristo y la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo), los representantes de Sures hicieron una exposición sobre la situación de los derechos humanos en el país y la labor que vienen desarrollando desde SURES en la promoción y defensa de los derechos humanos.

Conversaron con las y los invitados sobre los hechos de violencia política alentados por los sectores radicales de la oposición venezolana en 2013, 2014 y 2017, la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en julio de 2017 como un mecanismo que logró poner fin a la escalada del conflicto. Asimismo, se conversó en torno a la legitimidad del proceso constituyente, como también del gobierno de Venezuela, representado por el presidente Nicolás Maduro en mayo de 2018, tras ser reelecto con más de 6 millones de votos y el posterior recrudecimiento del cerco financiero y económico en contra del país.

También compartieron con los líderes religiosos datos y estadísticas de las afectaciones de los sectores alimentación y salud de la población civil, los cuales se han visto perjudicados por las medidas coercitivas unilaterales impuestas al país desde 2014.

Por su parte, los líderes expresaron su compromiso de dar a conocer en su país y entre otras organizaciones la realidad del pueblo venezolano, sus deseos de continuar estrechando las relaciones de solidaridad con Venezuela, y la necesidad actuar de manera conjunta ante instancias internacionales para demandar el cese de las hostilidades, el respeto a la autodeterminación y la soberanía del país.

A la cita acudieron el reverendo Ángel Luis Rivera, ejecutivo de área para América Latina y el Caribe de los Ministerios Globales; John C. Dorhauer, ministro general y presidente de la Iglesia Unida de Cristo en Estados Unidos; Theresa Hord Owens, ministra general y presidenta de la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo) en Estados Unidos y Canadá; Julia Brown Karimu, co-ejecutiva de los Ministerios Globales y Karen Georgia Thompson, co-ejecutiva de los Ministerios Globales.