El bloqueo económico a Venezuela: un crimen de lesa humanidad durante la pandemia de la COVID-19

El 11 de marzo de 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS), dado los niveles alarmantes de propagación y gravedad de la epidemia de la Covid-19, decidió decretar el estado de pandemia a nivel mundial, en el entendido que no era sólo una crisis de salud pública, sino una crisis que afectaría a todos los sectores, por lo que cada sector y cada individuo debía participar de manera activa en la lucha, y se requería la necesaria la coordinación entre los gobiernos y sociedad, construyendo una estrategia integral para prevenir infecciones, salvar vidas y minimizar el impacto[1].

A pesar de las recomendaciones de distintas instancias de las Naciones Unidas y los llamamientos para el levantamiento y flexibilización de estas medidas restrictivas, la política de agresión de los Estados Unidos de Norteamérica y gobiernos de países europeos en contra de Venezuela ha recrudecido en el contexto de la pandemia causada por la COVID-19, mediante la aplicación de nuevas y agresivas medidas coercitivas unilaterales en contra del Estado y gobierno venezolano.

El Secretario General del organismo multilateral, Sr. António Guterres puntualizó:

“Los países sujetos a sanciones han enfrentado dificultades de acceso a medicinas, asistencia médica y equipos de protección personal. Es importante reconocer las circunstancias excepcionales y no aplicar esas sanciones que pueden socavar la capacidad de respuesta de los países a la pandemia”.

[1] Declaraciones del Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

LEER PDF

shares